Departamento de Música

En 1º y 2º de la ESO la materia de la música es obligatoria. Pero a partir de 3º empieza la optatividad en el departamento. A continuación describimos estas materias en  cada uno de estos cursos:

En 3º de la ESO, el alumnado debe escoger una materia optativa entre la que se encuentra MÚSICA ACTIVA Y MOVIMIENTO Y FOLCLORE. Esta materia  es eminentemente práctica. La adquisición de los contenidos teóricos se hará a través de los procedimientos. La práctica musical mejora la memoria, la concentración, la psicomotricidad, el control de las emociones, la autoestima, la tolerancia, las habilidades para enfrentarse a un público o la capacidad para trabajar en grupo. Los pilares fundamentales son la interpretación (vocal, instrumental, corporal…) y la audición activa. Todo ello potenciado desde las tecnologías de la información, comunicación y creación artística.

En 4º de ESO, el alumnado debe escoger una materia optativa también donde se encuentra la materia de MÚSICA , que  se ocupa del estudio teórico-práctico de la música actual: la música popular urbana (jazz, pop, rock, hip-hop…), la música de cine, las nuevas tecnologías en su relación con la música y en su aplicación a ella. También se ocupa del legado musical español y de la diversidad musical en el mundo. Desde la práctica la interpretación vocal, instrumental, corporal, es eje vertebrador en torno al cual se organizan los distintos contenidos de las unidades. Esto es así porque, además de mejorar las competencias en el alumnado, es capaz de interconectar contenidos de escucha, creación e improvisación, evolución histórica, de lenguaje musical, lecto-escritura, valores, etc…

En 1º del Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, el alumnado debe escoger una materia específica donde se encuentra el LENGUAJE Y PRÁCTICA MUSICAL. En ella se abordará el Lenguaje musical y en la expresión musical en la práctica. Su finalidad es pues doble: ampliar y profundizar los conocimientos y experiencias auditivas relacionadas con el lenguaje musical; y desarrollar las capacidades de expresión musical en sus distintas facetas (interpretación, composición, improvisación…). Esta disciplina musical no solo desarrolla la creatividad, la sensibilidad artística y el criterio estético, también ayuda al alumnado, a adquirir los conocimientos y habilidades para construir su personalidad, a trabajar en equipo, a desarrollar el pensamiento crítico y a convertirse en ciudadanos que actúen de forma responsable y autónoma. En definitiva, la actividad musical, en sus diversas facetas, favorece las capacidades sociales y expresivas del alumnado.

Última modificación: 24/10/2022 - 23:38